Quienes somos (versión 0)
Alicia Bermúdez Merino
Madrid - Spain
Share in: twitter facebook pinterest url

About the work

https://valentina-lujan.es/V/version0.pdf

La respuesta no parece, en un principio, que pueda resultar problemática; no tiene uno, o una, o un hatajo, más que llegar y decir pues yo o nosotros o nosotras somos Fulanito de Tal, o Perenganita de Cual, o estos/as o los/as otros/as o los/as de más allá e hijos/as, todos/as y cada uno/a, de nuestros/as respectivos/as padres/as...

No, mira, ahí nos hemos equivocado; pero lo vamos a dejar como está y seguir, como si tal cosa, aunque saltándonos las obviedades que todos damos por sentadas en lo que concierne a nuestros semejantes, tan nada diferentes de las propias que para qué repetirlas y perder, sin ninguna necesidad, el hilo…

¿O Ya lo hemos perdido?

Porque si lo hemos perdido tendremos que buscarlo, y nos pasará lo que nos sucedió cuando hace apenas unos días buscábamos algo también y derramamos, sin quererlo, la copa de algún néctar repuntado que nuestra memoria se obstinó en despertar como ambrosía…

La dejamos hacer y, con deleite, aplicamos el néctar con las yemas de los dedos en las sienes, y en el cuello, y detrás de las orejas y en la frente, y aspiramos el olor evanescente del antaño mientras se demoraba ella por entre los jirones de las tardes ociosas en que éramos algo que, por cierto, la última vez que alguien lo mencionó ya dio problemas porque ― la más corpulenta de las Fuenfría ― que pero, bueno, eso es muy elástico…

– ¿Elástico? ― Doña Consola ― ¿Cómo cuánto exactamente de elástico?

– Como muchíssssimo.

– ¡Vaya por Dios! ― Y, girándose Consola a su propia hermana ―: ¿Qué te parece?

Y la hermana se limitó a ladear un poquito la cabeza y volverla a enderezar como queriendo dar a entender ea.

– Ea ― doña Consola ―, no; Visitación.

– Pero, ¿cómo ― la Fuenfría ― que ea, no?

– Pues como que no, sencillamente.

– Mira, Consola, yo tengo mucha, pero que muchísima correa, pero, si hay algo que verdaderamente me molest… Porque, ¿quién no ha sido, si es que alguien me lo puede explicar, algo a lo largo de su vida alguna vez?

– Ya. Si no ― doña Consola ―: si algo sí. A lo que voy es a es que…

– Lo que ella está queriendo decir ― la Fuenfría corpulenta también pero algo menos, dando a la hermana suya unos suaves golpecitos con sus dedos en el antebrazo ― es que quién no ha sido algo alguna vez aunque no fuese lo que estuviera deseando fervientemente ser…

– Ah ― la corpulenta ―: ¿Y alguien conoce personalmente a alguien que…

– Pues Carlitos.

– ¿A quién conoce Carlitos?

– A nadie, Zoila ― la Fuenfría corpulenta pero menos siempre fue mucho, mucho más paciente ―: Nosotros, todos, conocimos a Carlitos…

– ¿Y qué le pasó?

– Bueno ― Consola ―, nos contaron que le dio algo a la cab…

– Ya; pero quiero saber qué.

– Una apoplejía, o embolia o…

– Antes ¡Antes! ― Como muy impaciente la corpulenta.

– Pues que nunca fue niño.

Fue Visitación, la primera vez que abría la boca en toda la tarde, quien lo dijo. Luego ladeó un poquito la cabeza y la volvió a enderezar como queriendo dar a entender ea.

–Nos enteramos, cuando ya era imposible reparar el daño, de que jamás… ¡pero que nunca, eh!, había sido niño…

– ¡Caramba!

– O, al menos, no un niño como los demás…

– Aunque hubo quien, incluso, pretendió dar pelos y señales asegurando haberlo conocido como tal, y aun recordarlo…

– ¡Que a ver si no era desfachatez cuando ahí estaba el propio interesado, en persona!

– Y que si bueno, pues a ver si es que insistió Hubo Quien – otra vez la hermana ―, ya nadie se va a acordar del nieto de doña Regina, la soprano…

–Mamá, en cambio, sí que había sido…

– ¿Quién?

– ¡Mamá, Gerardo: mamá!

– Ah – sordo como una tapia aunque con una memoria buenísima porque, entornando los ojos ―: Rosarito, ¿verdad?, casi siempre.

– Con algunas salvedades, claro está, como pudieran serlo… pues, qué te diríamos nosotras ― intercambiando una mirada cómplice, las dos Fuenfría ―: sus clases de equitación o cuando a su abuelo le concedieron aquella cruz de san Fernando, tan laureada; pero, por lo general, o sí o casi…

–Y es que, para ser lo que ella era hacía falta tener muchos, pero que muchísimos arrestos y un carácter y un temperamento que, como muy bien dijese Román Corvado, ojito al parche o acordaros de cuando…

[][][]

...

Transgresiones Versiones

Registered at Safe Creative

Code: 2401026532182
Date: Jan 2 2024 19:01 UTC
Author: La de Cremades
License: All rights reserved

More information

About the creator

Escritora, porque la escritura es lo que profeso. Pero, no siendo la escritura mi fuente de ingresos, no me atrevería a denominarla mi profesión. No creo, por otra parte, que estuviera dispuesta a avenirme a complacer a nadie, lector o editor. Ni a comprometerme a cumplir los plazos de entrega a que deben ceñirse tantos de los que publican. Literatura por encargo, como si el escritor fuera un sastre o un fabricante de electrodomésticos. Me espanta el sólo pensarlo. No tengo formación académica.

Top Works

View all works
Work of the month September 2023
Destino
/ Literature
Destino
Nécora o pasteles
/ Literature
Nécora o pasteles
Dámelo
/ Literature
Dámelo
Cuerpo y alma
/ Literature
Cuerpo y alma
Extranjeros
/ Literature
Extranjeros
AMOR ETERNO
/ Literature
AMOR ETERNO
De qué
/ Literature
De qué
Vas-buscando
/ Literature
Vas-buscando
Cuatro esquinas
/ Literature
Cuatro esquinas
Omóplatos platerescos
/ Literature
Omóplatos platerescos
Do you want to be up to date with everything that happens in Creators?

Subscribe to our Safe Creative newsletters

I have read and accept the privacy policy

Submit


You have already subscribed to our newsletter.
You will receive our news soon =)


Safe Creative
© 2023 Safe Creative