El cautivo cuando a solas
Alicia Bermúdez Merino
Madrid - Spain
Share in: twitter facebook pinterest url

About the work

https://valentina-lujan.es/E/elcautivo.pdf

– ¿De qué sirve haber un día imaginado ser libre y dueño de hacerse grande comprendedor de a qué sirve ese sentimiento extraño, ajeno a sólo saberse y próximo sin embargo a no ignorarse perdido, errante y sin horizonte, anclado de los amarres sujetos a peregrinos intereses que no importan y obstaculizan el limpio nada más ser un ser vivo que será lo que Dios quiso que fuera de las fronteras del cuerpo artero y altivo fuese aquello que Él dotara de razón que traspasando los límites de las sombras que lo mantienen sumiso a esclavitudes que rondan el filo de la estulticia lo colocará al alcance de la mano de la gloria que aguarda a los que no buscan más en ella que otra cosa distinta de lo que ofrece la vanidad mentirosa?

Preguntaba a grandes voces la voz interior que el hombre escucha cuando en la noche y sin otra compañía que el silencio que se quiebra con los fragores del día se ve sumido en la enorme quietud que mueve a ver viva la luz del entendimiento que silenciosa lo invita a buscar en su memoria el futuro que olvidase cuando soñó que vivía.

Y el hombre no contestaba, y al sueño se resistía, y no doblegaba al hombre deseo que ya no sentía de permanecer dormido por beber más de la tibia embriaguez que lo embargara cuando, creyéndose libre, sólo escuchaba las voces de pasiones y de frías pulsiones que maniatado a sus miedos lo tenían.

Y se callaron las voces, las de fuera, con sus ruidos, y sólo quedó en el aire el silencio que el cautivo escuchara cuando a solas, al volver de un día perdido entre cadenas y amarres a intereses peregrinos, se aprestase a ya sin miedo, bien despierto y sin prejuicios, dejarse llevar tan sólo de la mano hasta la gloria que aguarda a quien no sucumbe a vanidad mentirosa.

8 de mayo de 2013

Silogismos

Poesía

Registered at Safe Creative

Code: 2308115026204
Date: Aug 11 2023 18:38 UTC
Author: Afrodita
License: All rights reserved

More information

About the creator

Escritora, porque la escritura es lo que profeso. Pero, no siendo la escritura mi fuente de ingresos, no me atrevería a denominarla mi profesión. No creo, por otra parte, que estuviera dispuesta a avenirme a complacer a nadie, lector o editor. Ni a comprometerme a cumplir los plazos de entrega a que deben ceñirse tantos de los que publican. Literatura por encargo, como si el escritor fuera un sastre o un fabricante de electrodomésticos. Me espanta el sólo pensarlo. No tengo formación académica.

Top Works

View all works
Do you want to be up to date with everything that happens in Creators?

Subscribe to our Safe Creative newsletters

I have read and accept the privacy policy

Submit


You have already subscribed to our newsletter.
You will receive our news soon =)


Safe Creative
© 2024 Safe Creative