Introspección (o algo así)
Alicia Bermúdez Merino
Madrid - Spain
Share in: twitter facebook pinterest url

About the work

https://valentina-lujan.es/I/introspeccion.pdf

Introspección

(o algo así)

Sería aventurado, y pronto para poder decir que hayan sido las

musas; pero los hados sí que se han mostrado favorables y han

acudido en mi ayuda.

Después de meses ― que serían años, pero me siento con ánimo

benevolente como para transigir con el hecho de que bueno, y de

que mal o bien o a trompicones algo suelto o inconexo sí que he

escrito en los últimos tres lustros ― en un algo así como “dique

seco” hoy he amanecido con una predisposición que no reconocía en

mí desde hace mucho tiempo.

Me he dicho sé humilde, y lo importante es ponerse, romper el hielo y lanzarse con

determinación (“aunque tal vez en un primer momento sea fingida”, que también me lo he

dicho) a, por decirlo de manera muy concisa, lo primero que se tercie.

En mi obsesión por lograr eso que yo he dado en denominar “literatura abstracta”1– que a lo

mejor ya existe, pero como yo no lo sé o no la he leído no me parece deshonesto arrogarme la

cualidad de ser quien ha inventado el término – pretendo empezar con abstracción ya desde la

primera palabra; y eso es un entrar a saco en lo que quiero entrar que, para qué serviría o me

ha servido durante el largo bloqueo que he vivido el engañarme, no resulta, o no de buenas a

primeras, o no por el momento.

He optado por avenirme, por tanto, al criterio mucho más humilde de ajustarme a qué el

entorno o las circunstancias ofrezcan o propicien y, desde ahí, y sin obsesión por ceñirme a

parámetros concretos más o menos rígidos, arrancar, aunque sea un poquito a la buena de

Dios y sin más expectativa u horizonte que el que alienta al que se va a someter a una

evaluación o un examen y (con independencia, en todo caso, de hasta qué punto o no punto el

examinando esté dominando la materia objeto de la tal evaluación o el tal examen) aceptando

que puede aprobar, o suspender, o sacar un aprobadillo raspado en la esperanza de que el

resultado no será enteramente malo atendiendo a absolutamente todos los parámetros que

puedan aplicarse a la hora de evaluarlo.

Los parámetros, aparte de lo que para mí sea la literatura que yo deseo como “la literatura

diferenciada e inconfundible o inimitable escrita por mí” ― o sí imitable, pero siendo yo

quien la inicia, o da los primeros pasos en ella, o tan sólo y aunque nada más fuera la bosqueja

y, algún día, será un estilo literario con su propio marchamo en manos del que sepa o quiera

utilizarlo ―, pueden ser muchos y variopintos aun a mi pesar y al pesar de mis preferencias

Un texto puede ser válido porque lo escrito esté gramatical y sintácticamente (o a lo mejor

incluso con una de las dos cosas bastará, si la “cosa” está en sí misma y en atención a su propio

objetivo “lograda”), o porque una idea esté bien planteada ― pudiendo, por qué no, ser una

idea abominable; lo que hará malo a un texto en cuanto a hecho literario no será el cantar las

bondades de ser un sacamantecas o un imbécil; o elogiar como virtud cardinal la lujuria o

como paradigma de la belleza a bueno, alguien feísimo ―, o porque esté plasmado en él con

claridad lo que el que lo redacta quiere plasmar, o porque aun albergando serias dudas de ser

1 busco en internet y veo que ya existe una web que se llama “literatura abstracta” sí que ya existe y,

la mía, pues se llamará como se llame, pero será diferente y será mía.

Introspección

(o algo así)

capaz de precisar qué es lo que quiere plasmar se las ingenia para reflejar, con no menor

claridad, cuáles son sus dudas o qué ignora o desconoce acerca del tema que lo ocupa. Puede

ser válido también cuando estando francamente mal escrito su contenido ético o moral esté

siendo irreprochable.

Atendiendo a esta diversidad de consideraciones es como me he resuelto a adoptar como

disciplina el escribir, sin pararme demasiado en barras ni dar mucha cancha a la presión

ejercida no sé si por mi propia sensibilidad o por mi propio intelecto (sea éste el que sea y

llegue donde llegue o donde alcance), todos los días acerca de, sencillamente, lo que se tercie.

No será en la mayoría de los casos lo que yo denominaré literatura, o no la literatura (insisto)

que yo quiero y busco para mí, pero será incluso en el peor de los casos posibles un rodaje, un

no dejar de ejercitarse, un no perder terreno ni dejar de favorecer facultades que, si están ahí,

por qué no dejarlas crecer y, sin perjuicio de su libertad, disciplinarlas (en el mejor y menos

inquisitorial de los sentidos de la palabra “disciplinar”) y conducirlas, encauzarlas por el camino

que yo quiero.

El camino que yo quiero es, por poner algún ejemplo, algo en la Línea de Moradas, o de Vacas,

o de Nubes, o de Huellas en la harina, o de Velo de silencios, o de algunos de los pasajes...

27 de septiembre de 2010

Oquios

Registered at Safe Creative

Code: 2402226983903
Date: Feb 22 2024 11:10 UTC
Author: Alicia Bermúdez Merino
License: All rights reserved

More information

About the creator

Escritora, porque la escritura es lo que profeso. Pero, no siendo la escritura mi fuente de ingresos, no me atrevería a denominarla mi profesión. No creo, por otra parte, que estuviera dispuesta a avenirme a complacer a nadie, lector o editor. Ni a comprometerme a cumplir los plazos de entrega a que deben ceñirse tantos de los que publican. Literatura por encargo, como si el escritor fuera un sastre o un fabricante de electrodomésticos. Me espanta el sólo pensarlo. No tengo formación académica.

Top Works

View all works
Do you want to be up to date with everything that happens in Creators?

Subscribe to our Safe Creative newsletters

I have read and accept the privacy policy

Submit


You have already subscribed to our newsletter.
You will receive our news soon =)


Safe Creative
© 2024 Safe Creative