Creativity declaration

Work information

Title Continuará

Identifier 2308135057493

Entry date Aug 13, 2023 7:54 PM UTC

https://valentina-lujan.es/alicia/porquelai.pdf
Porque la intención había sido en un primer momento esa, la de continuar; pero ahora ― recordando cómo había, de pie ya él y yo sentado recogiendo los papeles aun, notado su mirada burlona clavada con mucho desprecio en mi coronilla mientras me remedaba en tono zumbón repitiendo un “rifirrafe” que me resultó terriblemente hiriente porque sonaba a “memo” o “gilipollas” ― no estaba seguro de si de verdad lo deseaba; o no por ese camino, por lo menos.
Me quedé mirando a la ventana ― ventanal, en realidad, bastante grande como suelen ser en esos sitios ― pensando cómo lo harán, en las casas nunca están tan limpios…
Te digo que no y punto; sé que dije en voz baja y, a mí mismo sólo en el pensamiento porque, vamos a ver: ¿tú qué quieres?
Ya lo has oído. Me contesté: Algo más.
Garabateaba, mientras tanto, en el reverso de algún papel absurdo, un ojo, una casita, un árbol y redondeles y palabras… sitios, limpios, una debajo de la otra y otra vez hasta cinco, o seis, o siete veces; y otro ojo, y una chimenea y humo… ¿tú, que quieres?
Que llueva.
Imaginando que sería bonito; y si no lo era se ajustaría a algún tipo de esquema… era, esquema, complementándose, apoyándose, reforzándose, el ánimo sombrío y goterones, gruesos, rebotando contra los cristales… ¡lástima!
Te digo que no y punto.
Pero de llover no estaba.
No estaba de llover, y el cielo azul; pero y qué si, de fondo, el runrún incansable de una hormigonera.
Así no hay manera.
Y lo escribí también hormigonera, manera, pensando en trinos de pájaros que, rompiendo el aire frío de la mañana azul, pondrían el contrap… ¡Mierda!, ¡mierda, mierda, mierda dos veces “azul”!
¡Mierda!


Hice una pelota con el papel y lo tiré a la… al cesto de los papeles no más mierda.
Llamaron a la puerta.
¿Más mierda?
Anda que, qué mañanita.
Pensé no contestar, hoy no he venido, pero en qué otro sitio podrías estar, so imbécil a las once de la mañana en jueves.
Así que dije pase y, una voz desconocida: aquí lo tiene.
Mie…
– Su expediente, sí ― atajó ―: el 27459.
– ¿No había otro? ― repliqué, sin poder contenerme.
– Sí, claro ― repuso ―, pero el que usted necesitaba era éste, pero traspapelado como estaba y, yo, en mi primer día de suplente…
– ¿Qué pasa ― quise cambiar de tema por no perder los nervios definitivam… Carraspeé y seguí, como si nada ―, por cierto, con Gutiérrez?
– Tenía ocho días de vacaciones pendientes.
– Estará usted, por tanto, con nosotros hasta el próximo…
– Viernes.
Depositó el expediente sobre la mesa y me preguntó si quería algo más; le contesté con bastante sequedad que no, gracias.
Se dio la vuelta, caminó erguido hacia la puerta y, con la mano ya en el picaporte se giró y ah, se me olvidaba.
Dijo.
Y que tenía que comer ― explicó ―, pipas, algo de grano y, muy de tarde en tarde, algún mendrugo…

No continuará, lo juro.

Versaciones

Shown in

License All rights reserved

Print work information

Certificate for this inscription

Creativity declaration

Declared creativity: 100% human created

Declaration made by: Alicia Bermúdez Merino

Declaration Date: Aug 13, 2023 7:54:07 PM

Identification level: Medium

Declared veracity: Fictional content

Declaration made by: Alicia Bermúdez Merino

Declaration Date: Aug 13, 2023 7:54:07 PM

Identification level: Medium

Notify irregularities in this registration

Copyright registered declarations

Felipe Ledesma

Author

Aug 13, 2023


  • 0
  • 0
Print work information
Work information

Title Continuará
https://valentina-lujan.es/alicia/porquelai.pdf
Porque la intención había sido en un primer momento esa, la de continuar; pero ahora ― recordando cómo había, de pie ya él y yo sentado recogiendo los papeles aun, notado su mirada burlona clavada con mucho desprecio en mi coronilla mientras me remedaba en tono zumbón repitiendo un “rifirrafe” que me resultó terriblemente hiriente porque sonaba a “memo” o “gilipollas” ― no estaba seguro de si de verdad lo deseaba; o no por ese camino, por lo menos.
Me quedé mirando a la ventana ― ventanal, en realidad, bastante grande como suelen ser en esos sitios ― pensando cómo lo harán, en las casas nunca están tan limpios…
Te digo que no y punto; sé que dije en voz baja y, a mí mismo sólo en el pensamiento porque, vamos a ver: ¿tú qué quieres?
Ya lo has oído. Me contesté: Algo más.
Garabateaba, mientras tanto, en el reverso de algún papel absurdo, un ojo, una casita, un árbol y redondeles y palabras… sitios, limpios, una debajo de la otra y otra vez hasta cinco, o seis, o siete veces; y otro ojo, y una chimenea y humo… ¿tú, que quieres?
Que llueva.
Imaginando que sería bonito; y si no lo era se ajustaría a algún tipo de esquema… era, esquema, complementándose, apoyándose, reforzándose, el ánimo sombrío y goterones, gruesos, rebotando contra los cristales… ¡lástima!
Te digo que no y punto.
Pero de llover no estaba.
No estaba de llover, y el cielo azul; pero y qué si, de fondo, el runrún incansable de una hormigonera.
Así no hay manera.
Y lo escribí también hormigonera, manera, pensando en trinos de pájaros que, rompiendo el aire frío de la mañana azul, pondrían el contrap… ¡Mierda!, ¡mierda, mierda, mierda dos veces “azul”!
¡Mierda!


Hice una pelota con el papel y lo tiré a la… al cesto de los papeles no más mierda.
Llamaron a la puerta.
¿Más mierda?
Anda que, qué mañanita.
Pensé no contestar, hoy no he venido, pero en qué otro sitio podrías estar, so imbécil a las once de la mañana en jueves.
Así que dije pase y, una voz desconocida: aquí lo tiene.
Mie…
– Su expediente, sí ― atajó ―: el 27459.
– ¿No había otro? ― repliqué, sin poder contenerme.
– Sí, claro ― repuso ―, pero el que usted necesitaba era éste, pero traspapelado como estaba y, yo, en mi primer día de suplente…
– ¿Qué pasa ― quise cambiar de tema por no perder los nervios definitivam… Carraspeé y seguí, como si nada ―, por cierto, con Gutiérrez?
– Tenía ocho días de vacaciones pendientes.
– Estará usted, por tanto, con nosotros hasta el próximo…
– Viernes.
Depositó el expediente sobre la mesa y me preguntó si quería algo más; le contesté con bastante sequedad que no, gracias.
Se dio la vuelta, caminó erguido hacia la puerta y, con la mano ya en el picaporte se giró y ah, se me olvidaba.
Dijo.
Y que tenía que comer ― explicó ―, pipas, algo de grano y, muy de tarde en tarde, algún mendrugo…

No continuará, lo juro.

Versaciones
Work type Literary: Other
Tags prosa, versaciones

-------------------------

Registry info in Safe Creative

Identifier 2308135057493
Entry date Aug 13, 2023 7:54 PM UTC
License All rights reserved

-------------------------

Copyright registered declarations

Author. Holder Felipe Ledesma. Date Aug 13, 2023.


Information available at https://www.safecreative.org/work/2308135057493-continuara

Safe Creative
© 2024 Safe Creative